El Betta splendens, o Luchador de Siam, como comúnmente se lo conoce, proviene de los arrozales de países tropicales, principalmente Tailandia, Camboya, Indonesia, Vietnam y Laos, entre otros. Este pez es el favorito para los acuaristas principiantes, destacando sus brillantes colores y personalidad dominante. Posee laberinto, un órgano que le permite extraer oxígeno fuera del agua, adecuándose hasta en los más complejos arroyos sin necesidad de aireación. A pesar de tener estas características que los hacen sobrevivientes de una raza depurada en criaderos, es común ver a estos ejemplares en las mínimas condiciones de supervivencia, poniendo al límite sus cualidades, ya sea por ignorancia o por los mitos de boca en boca que rodean a este luchador.

Acá extirparemos algunos de los dichos comunes, para que puedan adquirir su primer Betta y darle una vida plena en su acuario.

Beta

Los Bettas viven bien en bowls o peceras pequeñas

Seguramente cuando les regalaron o compraron su primer Betta vino en un PEQUEÑO: bowl, pecera, vasija, jarra, frasco, copón, vaso o cubo. Algún conocido les habrá dicho que los Bettas  “Viven espectacular en las llamadas Betteras”.

Que posea laberinto, no quiere decir que no requieren de filtros ni aireadores.

Al ser un pez resistente, indican, además, que tampoco es necesario un calefactor y con el ambiente de la casa basta y sobra (en países tropicales donde no hay invierno y la temperatura no baja de 40°C podríamos decir que sería factible).

Si deseas que tu pez tenga una vida digna y sana en su par de años que tienen de proyección, las condiciones ideales de un acuario empiezan a partir de los 20 litros de capacidad​. La diferencia entre vivir y sobrevivir son esenciales en la cantidad de litros. Los bettas requieren de escondites, espacio para desplegar aletas, para hacer nido y evitar stress. Si se tienen en condiciones de espacios pequeños, de acuerdo a la IBC, la organismo oficial de Bettas, se tiene que hacer cambios parciales de agua, día por medio, de un 25%, lo que es un tremendo trabajo que se evita con un acuario de mayor tamaño, donde los sifonados se realizan cada 7 o 14 días. En una pecera pequeña es imposible colocar un calefactor o filtro​. Aunque existen marcas especiales, reducen el tamaño para el Betta en su ecosistema.

Los bettas NO soportan el frío. Ellos tienen la capacidad de adaptar su termorregulación al agua en que viven. Abusar de esto altera su sistema inmune, pudiendo generar hipotermia y morir. El ambiente de un Betta es de 25 a 27°C , por lo que requieren de calefactores para su óptima homeóstasis.

­ Entre más pequeño el hogar, más amoniaco diluido en el agua y más propenso a enfermedades debido a los desechos del betta. Sin un filtro, el proceso de bacterias Nitrificantes queda en manos de los adornos o grava del acuario y  el proceso se elimina completamente al enjuagar con agua de grifo. Los filtros ayudan en el proceso de ciclado y a bajar los nitritos para evitar enfermedades en los peces.

Los bettas viven bien con otros peces

Este es uno de los mitos más conocidos en el acuarismo y ha generado a muchos fanáticos alguna desgracia en su comunitario tropical. Como luchador de Siam, los Bettas son extremadamente agresivos y territoriales; luchan inclusive hasta la muerte con sus pares. De hecho, alrededor del año 1840, se usaban estas criaturas para “peleas de gallos ” en Tailandia. El Betta en un acuario comunitario atacará a los peces o se estresará si no se encuentra en un ambiente adecuado para él​. Los compañeros que no son compatibles con los Betta son todos los peces territoriales, peces de colores vivos, de aletas largas, nerviosos, o que se encuentren en la superficie: tortugas, anguilas, cangrejos o gambas. Para poder tener un Betta en un acuario comunitario,
debemos respetar su compatibilidad antes de ser introducido.

Beta

Los betta solamente necesitan agua de grifo para vivir

C​omo todo mito, la información que se cuenta es incompleta. Si bien los Bettas viven en agua dulce, esta tiene que estar libre de Cloraminas y acondicionada, sin metales pesados. Los Betta, por el tipo de agua de donde provienen (arrozales) su nivel de Ph  es de ligeramente ácido (6.5) a neutro (7.0); pueden llegar a tolerar un nivel ligeramente alcalino de 7.5 pero no es el ideal. Se debe hacer un test de Ph previo al agua de grifo del hogar para comparar los niveles con el acuario del Betta y equilibrar sus valores para que sea ligeramente ácida. Esto puede acondicionarse con Hojas de Almendro de India (Terminalia Cattapa) o acondicionadores especialmente para esta raza. ​

La ​dureza del agua, además, debe ser blanda a semi dura: 5° a 14° dh

Los Betta comen de todo y la cantidad que quieran

El Betta principalmente es carnívoro y requiere de una dieta rica en proteínas para resaltar sus espléndidos colores, ayudando al crecimiento de sus aletas y sistema inmune. Como todo pez comerán sin parar todo lo que se encuentre a su alcance por lo que no debe alimentarse más de 2 minutos por ración y no más de 3 veces al día. El exceso de comida puede generar síndrome de vejiga natatoria. Los Bettas no pueden vivir de una dieta a base de vegetales​: Se confunde alimentar a esta raza con alimento que tenemos en el hogar de otros peces cuya fórmula ya sea en ojuelas o pellets contiene Spirulina, vitaminas y vegetales únicamente. Esto es parte de su dieta complementaria pero no debe ser su alimento principal.

Existe alimento especializado para Bettas: ​Un alimento balanceado consiste en proteínas, grasa, vitaminas, fosfatos, fibra, aceites y ácidos grasos monosaturados. Alimento vivo​: El alimento vivo ideal para los Bettas son Krill, Artemia Salina, Larvas de Mosquito, Tubiflex, Grindal o pulga de agua.

 

Dándole un mejor hogar a tu Betta splendens

Ahora que hemos desmitificado algunas creencias comunes a la hora de adquirir un Betta, podrás darle una mejor vida que le proporcionará bellos colores y un ambiente óptimo. Ciertamente, ningún pez nació para vivir en condiciones mínimas que perjudiquen sus expectativas de vida. Esperamos que estos pequeños consejos te ayuden a mejorar la vida de tu Betta y puedas tenerlo contigo muchos años más.