Con la participación de más de 100 voluntarios, el domingo 12 de noviembre se desarrolló la jornada “1 Día + Río – Basura”. Durante toda la jornada se realizaron tareas de concientización en la costanera de nuestro Río Paraná y se recolectaron residuos abandonados en ambas márgenes.

Se juntaron más de 1000 kg de residuos, acumulados por las prácticas desaprensivas de cada uno de nosotros, los ciudadanos, la gestión inadecuada de los mismos y, principalmente, por la producción y consumo indiscriminado de envases descartables.

La jornada, que ya había sido realizada el año pasado, en esta oportunidad fue impulsada por 16 organizaciones e instituciones de la ciudad que se unieron en pos de visibilizar la problemática que representan los residuos en nuestra ciudad y su impacto particularmente en los humedales: los ecosistemas que nos rodean, que son vitales para el mantenimiento del equilibrio ecológico.

Durante la mañana se visitaron 15 guarderías, clubes náuticos y algunos puntos característicos de la ciudad, como La Florida y La Fluvial. Allí, se repartieron bolsas de residuos para que aquellos que salieran al río, pudieran no sólo traer su propia basura, sino también algo más de lo que fueran encontrando. Mientras tanto, los/as voluntarios/as explicaban el sentido de la actividad y la problemática a quienes estaban disfrutando del lindo día en el río.

El CRoA estuvo presente en la guardería náutica TIfón, repartiendo bolsas de residuos y luego participamos de la recolección de basura en la costa rosarina.

De los residuos recolectados, una muestra representativa fue analizada para su caracterización. Los resultados preliminares, son alarmantes: Alrededor del 70% de los residuos recolectados, son plásticos, un material que demora cientos de años en degradarse, por lo que no es reincorporado a los ciclos naturales. Estos plásticos, cuando llegan a las corrientes de agua, tienen un gran impacto en la fauna, que en muchos casos los confunden con comida y los ingieren. Y así, no sólo perjudican la fauna, sino que también ingresan a la cadena trófica y pueden llegar hasta nuestros platos. En el análisis realizado, en particular, las botellas de bebidas, representaron un 23% de los residuos encontrados, convirtiendo a este producto, pensado desde su concepción para ser descartado tras un único uso, en el residuo más importante en el total recolectado. Le siguieron en similar proporción las bolsas y envoltorios plásticos.

Si querés ver todas las fotos, ingresá a www.facebook.com/masriomenosbasura/

Para más información descargá la Gacetilla limpieza río 2017