La artemia salina es un pequeño crustáceo proveniente de aguas salitres, de allí, su nombre.
La artemia tiene la propiedad de ser un crustáceo con mucha facilidad para reproducirse. La reproducción se realiza a través de huevos que pueden conservarse por tiempos prolongados para luego , prepararlos y lograr el nacimiento de la artemia.
La artemia en condiciones apropiadas puede llegar a vivir hasta 6 meses.

Comercialización

En los acuarios, se la comercializan de dos maneras:

  • Los quistes de huevos ( lo más frecuente )
  • Artemia salina ya eclosionada ( no es tan frecuente conseguirla y alto costo )

Una de las precauciones que debemos de tener es que la artemia , reciba la menor cantidad de humedad posible, dado que perjudica en la eclosión de los nauplios ( nombre con que se denomina a los pequeños recién nacidos ). La artemia salina, se la considera actualmente en proceso de extinción, por lo que no es un alimento económico.

 Utilización

La artemia sino es el más popular, es uno de los alimentos mayormente comercializados dadas sus excelentes características nutritivas. Los nauplios contienen 50 % aproximadamente de proteínas.

Puede utilizarse en la mayoría de las especies de peces incluso, es muy bien recibida por alevines de casi todas las especies.

De todos modos, como siempre mencionamos, para una mejor vida a nuestros peces, para tenerlos lo más saludables posibles, y con colores radiantes, la alimentación debe ser variada. Evitar en lo posible, al acostumbramiento a un alimento en especial, se cual sea.

Cría de la artemia salina

En los acuarios se comercializan los artemieros ( recipientes apropiados para la eclosión de los nauplios de la artemia salina ) aunque podemos fabricar nuestro propio artemiero.
Su construcción es muy sencilla y demanda muy pocos elementos….

Materiales necesarios:

  • 1 botella de gaseosa ( en lo posible de 1 litro mínimo )
  • manguera ( la utilizada en los aireadores )
  • 1 aireador
  • 1 piedra difusora
  • sal gruesa
  • 1 calentador ( opcional ; luego se explicará )
  • huevos de artemia salina

Para obtener la eclosión de los nauplios, de debe reproducir su hábitat natural. Es decir, temperatura aproximadamente de 25-26 grados centígrados, y agua de mar (es decir 32 gramos por litro de agua ; 1 cucharada sopera por litro)

Para construir el artemiero, cortamos la botella de gaseosa a la altura deseada (media altura está bien) y desechamos la parte de la botella que tiene el pico.

Anexamos agua y la sal acorde a las proporciones citadas anteriormente Conectamos la piedra difusora a la manguera y la manguera al aireador e introducimos la piedra difusora dentro de la botella.

Como la temperatura debe estar a 25 grados aprox., o le introducimos un calentador (50 watts, máximo) o introducimos la botella dentro de la pecera para que tome la temperatura de la pecera en caso de contar la pecera con un calentador.

Agregar algunos huevos de artemia y dejar reposar.

Recolección

Transcurridas las 24 horas, los nauplios comenzarán a eclosionar. Los nauplios son de color naranja y se los dintigue nadando a media altura o en el fondo.
Para recolectarlos, se procede a desconectar el aireador y dejar reposar al menos 10 minutos.
Si se acerca unos minutos una luz fuerte, como por ejemplo una linterna, los nauplios se acercarán lo más posible a ella, dado que les atrae la luz.
Con un colador, se procede a retirarlos, acorde a la cantidad que se necesite.

Otra forma sencilla de recolectarlos es la siguiente:

Dado que los quistes quedan flotando sobre la superficie y los nauplios van al fondo o nadan a media altura, con una jeringa con la ayuda de una manguera ( la utilizada en el aireador ) se los recolecta a media altura y desde el fondo.

Los nauplios recolectados, se introducen en un frasco, y se lo llena con agua corriente para lavarlos y eliminar los restos de sal.

Se pasa todo por un colador y se introduce directamente al acuario.

Los nauplios dentro del acuario de agua dulce, sobreviven hasta doce horas.

Lo ideal es mantener dos cultivos de artemia salina , para evitar quedarnos sin, dado que tardan 24 horas mínimo en eclosionar.

autor: Daniel Kilstein. Rosario, Argentina